Elegir idioma

Reemplace y ahorre: por qué reconstruir las mazas para ruedas le está costando dinero a las flotas

Las flotas de vehículos comerciales se adaptan constantemente a las fluctuantes condiciones del mercado, las crecientes expectativas de los clientes y la volatilidad de la cadena de suministro, entre muchísimos otros factores. Mientras las flotas trabajan para alcanzar el equilibrio perfecto entre las necesidades de sus clientes y las buenas decisiones comerciales, tienden a enfocarse en una métrica fundamental: el costo total de propiedad (TCO, por sus siglas en inglés).

Aunque el TCO comienza con el costo de adquisición, minimizar el TCO no se trata únicamente de obtener la mejor oferta en un vehículo nuevo.​​​​​​​ Se trata de optimizar el valor del vehículo durante toda su vida útil. Con tantas tendencias y tecnologías disponibles que ayudan a aumentar el tiempo de actividad y mejorar la seguridad, las flotas deberían evitar tomar decisiones de compra basándose solo en el precio. En su lugar, las flotas deberían buscar un vehículo que tenga componentes confiables y se adapte correctamente a su aplicación. A la larga, esta decisión afectará el TCO a la hora de considerar los costos operativos y el tiempo de actividad del vehículo.

Los costos operativos incluyen todo lo necesario para poner en funcionamiento y mantener el vehículo: conductor, seguro, mantenimiento preventivo, reparaciones, soporte de producto y más. Debido a las demoras actuales en la cadena de suministro que derivan en la falta de inventario de vehículos nuevos, las flotas mantienen sus camiones y remolques en la carretera durante más tiempo, y los costos operativos van en aumento. Una de las formas más eficaces de minimizar esos costos es implementar una estrategia integral y proactiva de mantenimiento.

Optimizar los procedimientos de mantenimiento

El objetivo de una estrategia de mantenimiento optimizada es maximizar la utilización de los vehículos en la carretera para satisfacer la demanda de los clientes y, a la vez, sostener la eficiencia de los costos. El mantenimiento preventivo ayuda a las flotas a mejorar el tiempo de actividad y la seguridad a la vez que permite evitar los costos no planificados como reparaciones, multas por violaciones o facturas de remolque. Programar las tareas de mantenimiento de modo que se logre escalonar el trabajo ayuda a los técnicos a evitar la sobrecarga laboral y al taller a evitar los cuellos de botella en caso de que se necesite una reparación no planificada. Además, la programación ayuda a los talleres a tener siempre a mano una cantidad suficiente de los repuestos correctos para que haya reemplazos disponibles sin la necesidad de realizar pedidos y esperar hasta que lleguen las partes. Por último, se debe capacitar a los conductores para que realicen inspecciones previas al viaje a fin de identificar y corregir inconvenientes o anormalidades antes de salir a la carretera. Esto ayuda a evitar problemas en la carretera, los cuales representan un riesgo de seguridad y pueden derivar en un costo total de propiedad mucho más alto.

Reemplace y ahorre

Como uno de los elementos de seguridad más críticos de un vehículo, la maza para ruedas es un elemento clave del mantenimiento vehicular. Requiere una capacitación adecuada de los técnicos, inspecciones frecuentes y servicios de mantenimiento regulares. Todos los componentes del extremo de ruedas deben estar en condiciones aceptables de funcionamiento y correctamente lubricados. En cuanto a los extremos de ruedas, hay muy poco margen de error.

Durante las inspecciones de rutina, todo inconveniente detectado fuera de la tolerancia aceptable debe ser solucionado. Tradicionalmente, los técnicos solían reconstruir la maza al reemplazar y ajustar los componentes de la maza de forma manual, lo que puede demorar hasta tres horas por maza. Cuando se multiplica el tiempo y el costo de los componentes por cada maza del camión y del remolque, más el tamaño de la flota, los costos se elevan rápidamente.

Las mazas PreSet de repuesto de ConMet ofrecen una alternativa a la reconstrucción de los extremos de ruedas. La maza preensamblada y preajustada ahorra tiempo, reduce la complejidad del servicio de ocho pasos a tres y, en última instancia, reduce los costos. Los ensambles completos de maza de ConMet incluyen un separador de balero de precisión que coloca los baleros con el juego correcto en los extremos en la fábrica, lo que reduce al mínimo la posibilidad de error en el proceso de instalación. Los técnicos solo deslizan la maza automática en el husillo, giran la tuerca del husillo según la especificación correcta e instalan el anillo de bloqueo. Con la mejor retención de torsión en su clase, está diseñada para mantener la carga de apriete y maximizar la vida útil del balero. La facilidad de instalación de las mazas PreSet también significan menos uso y desgaste de herramientas especiales costosas, y la instalación puede realizarse en aproximadamente un tercio del tiempo que requeriría reconstruir la maza.

Otro de los beneficios de la maza PreSet es la tranquilidad que brinda gracias a la garantía de 5 años/500,000 millas. Además, instalar todos los repuestos nuevos cada vez reduce el riesgo de falla asociado con la utilización de partes usadas. Esto también ayuda a ahorrar tiempo y recursos al eliminar la necesidad de adquirir, rastrear, recibir y almacenar componentes individuales. Mantener las mazas PreSet en existencia requiere menos pies cuadrados para el almacenamiento individual de baleros, sellos, separadores, pernos, anillos dentados ABS y tuercas de husillo.

A la hora de calcular el costo total de propiedad, todo suma. El enfoque en el mantenimiento optimizado combinado con componentes de la más alta calidad ayuda a las flotas a ofrecer el mejor servicio a sus clientes y, a la vez, mejorar sus resultados finales.

VANCOUVER, WA | por Brian Rieger, vicepresidente de Ventas de Norteamérica